¿Cómo romper con el sendentarismo?