El gen del deseo del azúcar ayuda a reducir la grasa corporal